Saltear al contenido principal

Un nuevo estudio muestra que tener acceso a espacios verdes puede proteger contra enfermedades cardiovasculares

portada estudio espacios verdes

La revista “Environmental Research” ha publicado el estudio “Associacions of objectiva and perceived greennes measures with cardiovascular risk factors in Philadelphia, PA: Aspatial analysis”, dirigido por Knobel P et cols y con la participación de un equipo del ICTA-UAB.

Esta investigación muestra que ciudades con una buena cobertura de árboles y donde la población perciba tener acceso a parques o espacios al aire libre pueden mejorar la obesidad, la presión arterial alta o la diabetes.

Según concluye este proyecto, las estrategias a seguir para hacer ciudades más verdes y saludables son aquellas que no sólo aumenten la cantidad de verde, si no que potencien su accesibilidad, la inclusividad y su seguridad.

Este estudio forma parte de un marco de investigación que lleva desarrollándose en diferentes equipos de todo el mundo. Cada vez más de estos estudios asocian los espacios verdes de una ciudad a una mejora de la salud física y mental, en la que se incluye la mejora de la salud cardiovascular.

Esta última investigación tiene la característica de distinguir aspectos cualitativos, como el tipo de vegetación y la percepción de acceso a parques y jardines entre los barrios de una misma ciudad. Los resultados muestran que la relación entre espacios verdes y salud cardiovascular puede variar según las diferencias sociodemográficas de los barrios.

De esta manera, la percepción de tener acceso a buenos espacios verdes afecta principalmente a aquellos barrios con mayor índice de pobreza. Por otro lado, en aquellas zonas con mejor situación económica, será la cantidad de árboles el indicador que favorecerá la relación.

Este estudio va más allá, indicando que no sólo es importante la cantidad de verde, también lo es la calidad de este espacio. Tal como explica Pablo Knobel: “No basta con que una ciudad tenga espacios verdes, si no que la población debe percibir que tiene acceso a ellos. Por ejemplo, en Barcelona tenemos espacios verdes que no se perciben como tal, ya que o bien no son accesibles o presentan otro tipo de limitación, como la sensación de seguridad”.

La creación de una infraestructura verde urbana eficiente traerá consigo ciudades más sostenibles, ecológicas y saludables para una ciudadanía a la que debe de dirigirse la gestión de la naturaleza urbana, ya que ésta ofrece unos servicios ecosistémicos indispensables en las urbes del futuro.

Más información sobre este estudio en el siguiente enlace.

El conocimiento,
da sus frutos

RECIBE NUESTRA
NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido