Saltear al contenido principal

¿Pueden nuestros inodoros salvar el medio ambiente?

portada pueden nuestros inodoros salvar el medio ambiente

Un reciente artículo publicado en la revista Nature plantea la posibilidad de separar la orina del resto de las aguas residuales. Un proceso que podría mitigar uno de los problemas ambientales más difíciles de solucionar, la nitrificación del medio y el ahorro en combustibles fósiles

 

Los científicos dicen que la desviación de orina tendría enormes beneficios para el medio ambiente y la salud pública si se implementara a gran escala en todo el mundo. Eso se debe en parte a que la orina es rica en nutrientes que, en lugar de contaminar cuerpos de agua, podrían destinarse a fertilizar cultivos o alimentar procesos industriales.

Según estimaciones de este estudio, los humanos producen suficiente orina para reemplazar aproximadamente una cuarta parte de los fertilizantes de nitrógeno y fósforo actuales en todo el mundo; también contiene potasio y muchos micronutrientes.

Además, no tirar la orina por el desagüe podría ahorrar grandes cantidades de agua y reducir parte de la tensión en los sistemas de alcantarillado envejecidos y sobrecargados.

La implementación de esta medida tendría un impacto positivo significativo para el planeta, reduciéndose la contaminación por nutrientes de las aguas residuales hasta en un 64%, un ahorro de agua dulce de hasta la mitad del volumen actualmente utilizado, la reducción hasta un 47% de las emisiones de gases de efecto invernadero, la reducción en el consumo de energía hasta en un 41%.

No solo esto, según el mismo estudio, los seres humanos producimos suficiente urea para reemplazar alrededor de la cuarta parte de los fertilizantes nitrogenados y fosforados actualmente utilizados en todo el mundo.

Así, dado el escenario actual, en el que el consumo de fertilizantes nitrogenados en agricultura se ha multiplicado por ocho en los últimos 60 años y la inmensa mayoría de estos productos dependen del consumo de crudo o gas natural, separar la orina del resto de las aguas residuales y reciclarla en productos como fertilizante podría conducir a reducir la presión sobre los combustibles fósiles y el medio ambiente.

El proceso conocido como “desviación de orina”, ha sido estudiado por grupos de investigación en EE. UU., Australia, Suiza, Etiopía y Sudáfrica. Los científicos afirman que la desviación tendría enormes beneficios para el medio ambiente y la salud pública si se introdujera a gran escala en todo el mundo.

Sin embargo, a pesar de que el reciclaje de residuos orgánicos de origen humano tiene una larga tradición en la agricultura, existen enormes obstáculos técnicos y culturales a la hora de rediseñar radicalmente uno de los aspectos más básicos de la vida e implementar cambios en la configuración de nuestros hogares y hábitos, empezando por nuestros lavabos.

Imagen: Vista de la instalación ‘CIRCULAR FLOWS: The Toilet Revolution!’ financiado por la Cancillería Federal de Austria y encargado por el Museo de Artes Aplicadas de Viena (créditos: MAK/Georg Mayer/EOOS).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido