Saltear al contenido principal

Pacto Verde Europeo o cómo ser el primer continente climáticamente neutro del mundo

portada pacto verde europeo

La Comisión Europea ha adoptado un conjunto de propuestas con el fin de adaptar las políticas de la UE en materia de clima, energía, uso del suelo, transporte y fiscalidad, con el objetivo de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55% de aquí a 2030, en comparación con los niveles de 1990.

Conseguir estas reducciones de las emisiones en la próxima década es crucial para que Europa se convierta en el primer continente climáticamente neutro del mundo, y así hacer realidad el Pacto Verde Europeo.

Con estas propuestas, la Comisión Europea presenta los instrumentos legislativos para cumplir los objetivos consagrados en la Ley Europea del Clima, y que logren transformar nuestra economía y sociedad.

Estos métodos e ideas facilitarán la necesaria reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a lo largo de la próxima década, combinando lo siguiente:

  • Aplicación del comercio de derechos de emisión a nuevos sectores y refuerzo del actual régimen de comercio de derechos de emisión de la UE.
  • Mayor uso de las energías renovables.
  • Mayor eficiencia energética.
  • Despliegue más rápido de los medios de transporte de bajas emisiones, así como un impulso de la infraestructura y los combustibles para sustentar estos medios.
  • Un ajuste de las políticas fiscales a los objetivos del Pacto Verde Europeo.
  • Medidas para evitar la fuga de carbono.
  • Instrumentos para potenciar y preservar los sumideros naturales de carbono.

No hay que olvidar que los estados miembros comparten la responsabilidad de retirar carbono de la atmósfera, en base al “Reglamento sobre el uso de la tierra, la silvicultura y la agricultura, el cual, establece un objetivo global de la UE para la absorción de carbono por los sumideros naturales, equivalente a 310 millones de toneladas de emisiones de Co2 para el año 2030.

Estos objetivos nacionales exigen a los estados miembros que cuiden y amplíen sus sumideros de carbono para alcanzar este objetivo. Para ello, la Unión Europea apoya una estrategia forestal que tiene por objeto mejorar la calidad, cantidad y resiliencia de los bosques, apoyar a los silvicultores, a la bioeconomía forestal, al tiempo que mantiene la sostenibilidad de las cosechas e incentiva el uso de la biomasa, preservando la biodiversidad, así como establecer un plan para plantar tres mil millones de árboles en toda Europa de aquí a 2030.

Más información en el siguiente enlace.

El conocimiento,
da sus frutos

RECIBE NUESTRA
NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido