Saltear al contenido principal

La Infraestructura Verde en centros educativos, una garantía de presente y futuro sostenible

La Infraestructura Verde en centros educativos, una garantía de presente y futuro sostenible

La bióloga Silvia Villegas, jefa de la unidad de Jardinería en el Real Jardín Botánico de Madrid, defiende un cambio en los entornos escolares para mejorar el conocimiento del medio ambiente y los procesos de aprendizaje.

Un proyecto del programa europeo LIFE ha implementado varias Soluciones Basadas en la Naturaleza (SBN) en un colegio de la provincia de Badajoz.

Los centros educativos deben adaptar sus edificaciones hacia modelos naturales y facilitar la integración de la Infraestructura Verde. Así lo reivindica la bióloga Silvia Villegas, jefa de la unidad de Jardinería en el Real Jardín Botánico de Madrid, que considera que existe un déficit de naturaleza en estos entornos, donde los jóvenes dedican al estudio un tercio de su jornada diaria. Esta práctica contribuye a garantizar la sostenibilidad del planeta y ya cuenta con iniciativas desarrolladas en España, a través de diferentes programas.

Silvia Villegas, que dedica parte de su tiempo profesional a la docencia en centros de Educación Primaria y Secundaria, expone que “es difícil captar la atención sobre materias relacionadas con el mundo vegetal”. “En materia de Infraestructura Verde y paisajismo, queda mucho por educar a la sociedad”, añade. Para la bióloga almeriense, “no es necesario crear más asignaturas”, sino actuar de manera transversal, comenzando por “cambiar el diseño de los edificios”.

En la actualidad, asegura Villegas, “los centros escolares son auténticos edificios de hormigón” y es una tendencia “que se está normalizando”, al igual que sucede con la falta de contacto con la naturaleza. “Cuando pregunto en cada clase, apenas uno o dos alumnos aseguran pasar tiempo de manera regular en el campo y el medio natural”, amplía. Ante esta situación, existen “evidencias científicas” de la importancia del entorno en el proceso de aprendizaje. “Desde la vegetación que se contempla por la ventana hasta las macetas que pueden situarse en lugares de paso que son frecuentados, todo influye a la hora de mejorar el bienestar del alumnado y los docentes, y que la experiencia lectiva sea más provechosa”, argumenta.

Una de las experiencias que demuestran los beneficios de la naturaleza en los entornos escolares es el proyecto europeo LIFE-myBUILDINGisGREEN, coordinado por el Real Jardín Botánico de Madrid y en el que participan otras entidades de España y Portugal con un presupuesto total de 2,85 millones de euros. Las Soluciones Basadas en la Naturaleza (SBN) representan el eje de actuación de esta iniciativa, que demuestra el potencial de estas medidas sostenibles de adaptación al cambio climático en diferentes edificios y centros públicos, entre los que se encuentra el Colegio Gabriela Mistral de Solana, en la localidad de Solana de los Barros (Badajoz).

Entre las medidas concretas de este proyecto en el centro educativo, se han introducido especies vegetales en cubiertas y fachadas, se han habilitado zonas sombreadas y se ha apostado por la ventilación natural. Todo ello, con el objetivo de combatir el calor en verano y el frío en invierno en las aulas y otras estancias, gracias a la adaptación sostenible basada en los ecosistemas. De manera paralela a la implementación de estas SBN, los técnicos del programa LIFE han llevado a cabo una recolecta de artrópodos y especímenes de plantas asociadas a las Soluciones Basadas en la Naturaleza.

A través de este tipo de iniciativas, los centros educativos abren paso a la naturaleza en sus instalaciones y fomentan espacios saludables para desarrollar procesos de aprendizaje donde se fomenta el bienestar y la sostenibilidad de los recursos del medio ambiente.

El conocimiento,
da sus frutos

RECIBE NUESTRA
NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido