Saltear al contenido principal

La crisis climática modifica el tiempo de residencia del vapor de agua en la atmósfera

Un reciente estudio publicado en la revista Nature, “The residence time of wáter vapour in the atmosphere”, dirigido por Luis Gimeno et Cols, ha confirmado que el calentamiento global aumenta el tiempo de residencia del vapor de agua entre un 3 y un 6 por ciento. Lo que hace que se alargue la distancia recorrida entre las fuentes de evaporación y los sumideros de precipitación.

Un hecho que podría tener repercusiones significativas en el ciclo hidrológico de buena parte de la superficie habitable del planeta.

El agua es el recurso natural más preciado que tenemos, sin embargo, a veces como población no somos del todo conscientes de que no se trata de un elemento infinito, así como que también es sensible a los cambios efectuados por fenómenos como la crisis climática, que ya ha comenzado a afectar al ciclo del agua.

Este proceso implica un cambio continuo de agua de un estado físico al otro. De esta manera, comprendemos que el volumen de agua que se desplaza de un depósito a otro a lo largo de un año se llama balance hídrico global.

La cantidad estimada de agua que se evapora de mares y océanos supera los 500.000 Kms cúbicos, y una buena parte de esta se deposita sobre los continentes en formas diversas de precipitación. El tiempo que el agua permanece en la atmósfera se denomina tiempo de residencia del vapor de agua atmosférico, y es un indicador esencial de cómo la dinámica atmosférica y la termodinámica median las respuestas del ciclo hidrológico al cambio climático.

También es importante en la estimación de fuentes y sumideros de humedad, vinculando la evaporación y la precipitación mediante escalas espaciales. El estudio dirigido por Luis Gimeno et Cols, ha demostrado cómo este tiempo de residencia está determinado por la interacción entre la evaporación y la precipitación y refleja por lo tanto los cambios de origen antropogénico en el ciclo hidrológico.

La teoría expuesta predice, y las observaciones confirman, que en la mayoría las regiones geográficas (pero no en todas), el calentamiento climático de origen antropogénico está aumentando la humedad atmosférica más rápido de lo que está acelerando las tasas de evaporación y precipitación.

Sin duda, es necesario un cambio en el paradigma de gestión del agua, ya que como todos conocemos, es un elemento indispensable para la vida en nuestro planeta.

El conocimiento,
da sus frutos

RECIBE NUESTRA
NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido