Saltear al contenido principal

La accesibilidad en los parques, un derecho que debe garantizarse

La accesibilidad en los parques, un derecho que debe garantizarse

La rampa del Jardín Botánico de Barcelona, el Parque Universidad de Huesca y el Jardín del Coso en Cehegín (Murcia) son espacios públicos con un componente de infraestructura verde que garantizan el acceso a todos los ciudadanos.

La ONU y el Gobierno de España han aprobado normativas para que las entidades públicas desarrollen infraestructuras accesibles, mientras la AEPJP y Afamour disponen de una guía de buenas prácticas centrada en zonas de juegos infantiles y áreas de entrenamiento.

Nuestros parques y jardines son espacios de encuentro, reunión y ocio para una gran mayoría de ciudadanos. Por este motivo, debemos trabajar en garantizar la accesibilidad a estos espacios a aquellos grupos de población que presentan algún grado de discapacidad física, sensorial o intelectual. Desde la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos (AEPJP) ya contamos con una guía de buenas prácticas, en colaboración con Afamour, que sirve para promover el acceso de personas con diferentes capacidades a los parques infantiles y áreas de entrenamiento.

Además, en 2014, elaboramos de manera conjunta con la Fundación ONCE y la consultora SOCYTEC la publicaciónIdeas fuerza en Accesibilidad Universal. Parques, Jardines y Zonas Verdes. Esta obra, dirigida por José Antonio Juncà, doctor Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, trasciende los conceptos de mobiliario urbano y parques infantiles, y está enfocada en el proyecto, construcción y conservación de parques, jardines y zonas verdes accesibles.

Este documento de referencia aborda la esencia del parque, como un lugar que “plasma y refleja la forma de ser de quien lo creó”, y consta de 12 capítulos relativos a diferentes aspectos fundamentales de los espacios verdes. Además, incorpora en su apartado final una lista de comprobación ‘checklist’ para garantizar la accesibilidad con los siguientes términos de revisión:

  • Tipología. Descripción del parque
  • Accesibilidad Web para la planificación de la visita
  • Entorno accesible
  • Identificación y señalización de los accesos
  • Itinerarios accesibles de acceso al parque
  • Itinerarios horizontales y señalización de rutas
  • Drenaje y compactación de firmes
  • Selección de suelos y pavimentos
  • Protección y delimitación de zonas ajardinadas
  • Áreas de estancia y mobiliario accesible
  • Servicios higiénicos accesibles
  • Iluminación continúa de itinerarios y áreas de estancia
  • Mantenimiento y conservación del conjunto de elementos y vegetación que componen el parque, jardín o zona verde.

Ejemplos de parques accesibles

Estos principios de accesibilidad están cada vez más presentes en los parques y jardines. La utilización de rampas o la introducción de la cota zero para igualar el nivel del suelo son algunos de los elementos más utilizados para facilitar el acceso a todos los ciudadanos, al igual que las plazas de aparcamiento reservadas, en estos lugares, para personas con discapacidad. A continuación, destacamos algunos espacios verdes que son referentes en este ámbito:

  • El Jardín Botánico de Barcelona incorporó una rampa en el acceso general al recinto, donde permite el acceso de perros guía a todos los espacios y ofrece de manera gratuita vehículos eléctricos para personas con movilidad reducida. Además, en la entrada al Jardín se ha instalado una maqueta táctil para personas con discapacidad visual.
  • El Parque Universidad de Huesca fue diseñado y urbanizado con espacios dirigidos a las personas con movilidad reducida a través del itinerario adaptado de peatones. La altura libre en todo el recorrido es superior a los 2 metros y no se disponen elementos como escaleras, aislados o cambio de material. Además, la rampa que va de la terraza-mirador al vial inferior facilita el disfrute de todas las zonas al mayor número de personas.
  • El Jardín de la localidad de Cehegín, en Murcia, que surgió para llenar el vacío urbano existente en una ladera del casco antiguo, ofrece paseos adaptados a todos los ciudadanos a través de una rampa que va serpenteando para salvar la distancia entre la parte alta y la zona más baja. Además, este espacio representa un paradigma de sostenibilidad y autoabastecimiento de agua.

Estos espacios cumplen las demandas de accesibilidad de una gran parte de la población. En una reciente encuesta sobre barreras arquitectónicas en el entorno urbano, realizada por el Defensor del Pueblo, las principales deficiencias señaladas por los ciudadanos en los parques públicos son el pavimento inaccesible (19%), la inexistencia de itinerarios adaptados sobre los servicios ofrecidos por el parque (17,8%) los problemas de mantenimiento (16%) o la ausencia de mobiliario urbano adaptado (15,4%).

Con estos datos, el 40,68% de las personas encuestadas considera que los parques son espacios bastante accesibles, mientras que un 45,79% opina que son poco accesibles.

La evolución de la normativa

Las acciones realizadas desde las entidades responsables del diseño y mantenimiento de parques y jardines públicos vienen respaldadas por normativas de carácter estatal e internacional. Así, la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad, aprobada en la Asamblea General de la ONU en diciembre, garantiza la accesibilidad en los parques infantiles.

Además, el Ministerio de Agenda Urbana desarrolló, recientemente, la Guía de Accesibilidad en los Espacios Públicos Urbanizados, que sirve de hoja de ruta para garantizar como recogen los artículos 10, 14 y 49 de la Constitución Española el cumplimiento de la igualdad como toda ausencia de discriminación, que pueda tener causa en la discapacidad. En este caso, el capítulo IV de la parte 2 de este documento ministerial, recoge parámetros de accesibilidad en parques y jardines, y sectores de juego y ejercicio, y en su primer apartado se establecen cuatro normas básicas: una altura libre de paso no inferior a 2,20 metros, inexistencia de escalones aislados en cualquiera de los puntos, pavimentación sin ningún tipo de resalte en los itinerarios peatonales, y disposición de bancos.

Por otro lado, la Guía de Buenas Prácticas que elaboramos en la AEPJP junto a Afamour, contempla algunas de las recomendaciones y técnicas mencionadas anteriormente. Además, incorpora desde un enfoque especializado pautas para impulsar espacios infantiles donde se priorice a los niños y su derecho al juego seguro, eficiente, sostenible y accesible. Unos criterios que también aplica en las áreas de entrenamiento.

En definitiva, existen diferentes métodos, técnicas y actuaciones para garantizar que los parques y jardines públicos son lugares accesibles a todas las personas, que tienen el mismo derecho, independientemente de su discapacidad, a disfrutar de estos espacios de ocio, encuentro y recreación.

Más información en https://www.parquesinfantilesinclusivos.es/wp-content/uploads/2021/02/Parques-Jardines-AEPJP-Accesibilidad.pdf

El conocimiento,
da sus frutos

RECIBE NUESTRA
NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido