Saltear al contenido principal

Jardinería para una vida más saludable

portada jardinería para una vida más saludable

Dado que más de la mitad de la población mundial vive en ciudades, es muy importante para nuestra salud en general que hagamos un esfuerzo por pasar tiempo al aire libre y rodearnos de vegetación. Un creciente corpus de investigación sugiere que el contacto con la naturaleza tiene numerosos beneficios para nuestra salud física y mental, especialmente para aquellos que viven en entornos urbanos y con acceso limitado a entornos naturales. Estar expuesto a la naturaleza durante al menos 120 minutos a la semana está relacionado con una mejor percepción de salud. Una forma de que todos puedan experimentar este tipo de contacto con la naturaleza es la jardinería, una actividad física que ha demostrado tener un impacto significativo en la salud, tanto mental como física.

Los jardines son un aspecto importante del paisaje urbano y, según la Royal Horticultural Society, representan del 22 al 27% del área urbana total en el Reino Unido y contribuyen el 86% del total de árboles urbanos. Además de proporcionar biodiversidad urbana, la jardinería se asocia con una amplia gama de beneficios para la salud. Estos beneficios varían desde una presión arterial más baja y tasas más bajas de depresión y ansiedad, hasta un aumento en la calidad de vida y la satisfacción. La jardinería es un ejercicio de intensidad moderada, similar al ciclismo y el baile, que el servicio de salud británico recomienda como actividad al menos 150 minutos a la semana.

Los jardineros presentan niveles más altos de actividad física durante el verano en comparación con los vecinos sin jardines, según un estudio realizado en los Países Bajos. Además, los adultos mayores que cultivan un huerto regularmente reportan mejores puntajes en salud y bienestar general que los vecinos de la misma edad que no trabajan en el jardín. Los ejercicios relacionados con la jardinería requieren fuerza y destreza, como cavar y cortar el césped, y son muy intensos en calorías. Mezclar tareas como rastrillar, levantar bolsas de tierra o deshierbar periódicamente puede ayudarlo a fortalecer todo su cuerpo, incorporar más musculatura, aumentar los beneficios para la salud y ayudar a controlar el peso.

Un estudio realizado en Japón evaluó el impacto del trasplante sobre la presión arterial en adultos mayores en residencias. El estudio encontró que las medidas de presión arterial eran significativamente más bajas después de participar en la tarea de trasplante que en la tarea de control. La jardinería de parcelas puede mejorar su estado de ánimo, ya que mejora la autoestima al reducir la tensión, la depresión, la ira y la confusión. 269 participantes participaron en un estudio realizado entre 2006 y 2009 con el objetivo de determinar el efecto de la jardinería en el bienestar. Los participantes respondieron un cuestionario sobre su autoestima, estado de ánimo y salud general antes y después de la sesión de jardinería. También se pidió a los jardineros que anotaran lo que disfrutaban de la jardinería en la parcela. Hubo cinco fuentes principales de disfrute para los participantes: estar al aire libre y con la naturaleza, una sensación de logro, restauración y alivio del estrés. Las investigaciones también han demostrado que, en general, los jardineros tienden a tener una mejor calidad de vida. Por ejemplo, entre los jardineros y no jardineros respondieron a un cuestionario de satisfacción con su vida que se encuentra en los recursos en línea para “Maestros Jardineros” de Texas, se encontraron diferencias en sus respuestas sobre niveles de energía, optimismo y ganas de vivir.

El neurólogo Oliver Sacks escribió en una colección póstuma de escritos, “Everything in its Place”, “He descubierto que solo dos tipos de“ terapia ”no farmacéutica son de vital importancia para los pacientes con enfermedades neurológicas crónicas: la música y los jardines. […] Descubrí que no había nada que a los pacientes encerrados durante mucho tiempo les gustara más que una visita al jardín “. Escribe cómo sus pacientes con demencia avanzada o enfermedad de Alzheimer sabían exactamente cómo cultivar un huerto: “Nunca he visto a un paciente plantar algo al revés”. En un estudio que explora las experiencias de pacientes con demencia que participan en huertos comunitarios revela la importancia de las actividades de jardinería. Los participantes pueden expresarse y reconectarse con aspectos de sí mismos y su voluntad, lo que no es normalmente posible durante su vida diaria.

Además de ser una buena forma de hacer ejercicio, cuidar un huerto o cultivar productos agrícolas puede proporcionarle ingredientes saludables para cocinar todos los días. La presencia de huertos parciales también se ha relacionado con mejores dietas. La participación en el crecimiento y cultivo de verduras y frutas promueve las preferencias alimentarias saludables y un mayor consumo de ellas entre los jóvenes, según el Journal of Academy of Nutrition and Dietetics..

La jardinería juega un papel importante en la promoción de la salud y el bienestar de quienes viven en áreas urbanas, lo que a su vez puede reducir la inactividad y los problemas de salud relacionados con ella, como la obesidad. Además, la jardinería permite las interacciones sociales, contrarresta el aislamiento social, implica creatividad, comunicación con los demás y mejora las funciones cognitivas. Alentamos a la ciudadanía a participar en el ejercicio regular en jardines y parcelas, agregar a su actividad física semanal y vivir un estilo de vida saludable.

Escrito por Auri Carballo Rolph

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido