Saltear al contenido principal

Fallece James Lovelock, padre de la hipótesis Gaia

El reputado científico británico, James Lovelock, cocreador junto a Lynn Margulis de la hipótesis o principio de Gaia, falleció el pasado martes 26 de julio de 2022.

Lovelock es reconocido por ser el cocreador de la hipótesis o principio de Gaia, según la cual, los organismos vivos interactúan con su entorno inorgánico para formar un sistema complejo autorregulado que ayuda a mantener y perpetuar las condiciones de vida en el planeta tierra.

La hipótesis fue formulada inicialmente por el químico Lovelock y desarrollada conjuntamente con la microbióloga Lynn Margulis en la década de 1970. En años previos a mostrar su teoría al mundo, el científico decía: “tengo la sospecha de que la Tierra se comporta como un gigantesco ser vivo”. Esta teoría se considera una aportación vital para una aproximación más holística al planeta, y fundamental para entender la complejidad de los sistemas terrestres.

Nombraron la idea en honor a Gaia, la diosa primordial que personificaba la Tierra en la mitología griega. En 2006, la Sociedad Geológica de Londres otorgó a Lovelock la Medalla Wollaston por su trabajo sobre la hipótesis de Gaia, entre otras líneas de investigación.

Entre sus contribuciones a la ciencia ambiental se incluye el desarrollo de un detector de captura de electrones altamente sensible para medir los clorofluorocarbonos que agotan la capa de ozono en la atmósfera y los contaminantes en el aire, el suelo y el agua.

Hábil comunicador, Lovelock utilizó libros, discursos y entrevistas para advertir sobre la desertificación, la devastación agrícola y las migraciones masivas que traería el cambio climático y advertir sobre la necesidad de introducir cambios en el estilo de vida de los países desarrollados, que consideró absurda.

A pesar de su popularidad en círculos ambientales y en el ecologismo, a Lovelock no le importó mantener su independencia intelectual y defender posiciones controvertidas, como apoyar la energía nuclear como forma de mitigar los efectos de la crisis climática.

Inicialmente descartada por numerosos científicos, la teoría de Gaia ha crecido en influencia a medida que ha aumentado la preocupación por el impacto de la humanidad en el planeta y se han hecho patentes los graves efectos de la actividad humana sobre sus ecosistemas, que amenazan con desestabilizar el equilibrio de la biosfera terrestre.

La teoría de Gaia continúa en la mente de los científicos actuales, y puede resumirse en las palabras del propio cocreador de esta manera: “la Tierra funciona con un enorme ser vivo, capaz de autorregularse ante nuestros ojos. Por eso debemos renunciar a la idea de “salvarla” con nuestra inteligencia y nuestra geoingeniería. ¡Salvémonos en todo caso nosotros!, y disfrutemos mientras estemos vivos”.

El conocimiento,
da sus frutos

RECIBE NUESTRA
NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido