Saltear al contenido principal

Descubriendo la fauna urbana: el gorrión

portada-el-gorrión

El gorrión es uno de los habitantes más habituales de nuestros parques y jardines urbanos. Además, es una de las aves que mejor representa la convivencia entre el ser humano y los pájaros, surgiendo esta relación con la invención y expansión de la agricultura, hace 10.000 años.

Desde entonces el gorrión se ha convertido en nuestro vecino alado más familiar y cercano, siendo rara su ausencia allí donde el ser humano se haya establecido.

¿CÓMO SON?

Se trata de una ve de pequeño tamaño, pero de aspecto robusto y voluminoso. El contraste entre machos y hembras es característico, ya que, mientras los machos muestran una coloración más viva, con un visible babero negro y el píleo gris, las hembras presentan un plumaje más apagado y homogéneo.

¿CÓMO SE ALIMENTAN?

El gorrión común es un ave omnívora y oportunista, que fundamenta su dieta en elementos vegetales, semillas y desperdicios humanos. Sin embargo, en primavera los invertebrados adquieren un papel importante en su alimentación, constituyendo la fuente de proteína que permitirá crecer a las crías con rapidez, pues en tan sólo 10 días desde su nacimiento pasarán de pesar 2 gramos a más de 20.

gorrión

¿CUÁLES SON SUS PERÍODOS DE REPRODUCCIÓN?

El periodo reproductor de este gorrión en los climas templados comprende desde abril hasta agosto. El nido consiste en una desaliñada y cerrada estructura para cuya instalación suelen elegir huecos o grietas en todo tipo de edificaciones, techados, estatuas, farolas, carteles publicitarios, etc.

En ocasiones, colocan el nido en el interior de una construcción más grande, por ejemplo, un nido de rapaz o cigüeña. En su preparación, la pareja utiliza hierbas, paja y finas ramitas, así como algunos componentes más suaves para tapizar la taza, como plumas, pelo o materia textil.

La puesta consta de dos a siete huevos de color blanco o verdoso intensamente moteados, y cada pareja suele realizar dos o tres puestas anuales. La incubación dura entre 11 y 14 días; en ella participan ambos progenitores, aunque el macho en menor medida, ya que únicamente releva a su compañera durante cortos periodos que esta emplea para buscar alimento.

La estancia de los pollos en el nido es de 12-16 días; durante ese periodo son cebados por ambos adultos con la misma dedicación. Los volantones ya se procuran solos el sustento a la semana de abandonar el nido, pero reclamarán alimento a los padres una semana más.

Este sitio web utiliza cookies PHP para mantener la sesión del navegador y cookies de terceros (Google Analytics) para realizar tareas de analítica de visitas. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido