Saltear al contenido principal

Descubriendo el Jardín Botánico Mar i Mutra

Portada descubriendo al jardín botánico mar i mutra

La jardinería es un arte que se ha expandido por todo el mundo, esto hace que, en cada zona, dependiendo de la cultura local, ésta haya evolucionado de una manera u otra, enriqueciendo el ámbito de conceptos, ideas, y aplicaciones estéticas y funcionales.

Esto hace que cualquier amante de la jardinería adoremos visitar los jardines distribuidos por el mundo, además de los que podemos visitar en nuestro propio país. A lo largo de este artículo hablaremos del Jardín Botánico Mar i Mutra, un espacio verde muy especial.

EL JARDÍN BOTÁNICO MAR I MUTRA

El Jardín está construido en las faldas de la venerable montaña de San Juan, en cuya cumbre pueden verse las ruinas de un castillo y de una ermita, ambos denominados también “de San Juan”.

Fue creado por Karl Faust Schmidt (Frankfurt am Main, 1874-Blanes, 1952); de hecho, en el jardín le está dedicado un paseo y podemos admirar un busto graciosamente rodeado de hiedras.

Sobre la década de 1920, el señor Faust comenzó a transformar los antiguos viñedos y eriales en lo que hoy es el Jardín Botánico. En 1950, poco antes de morir, creó el Patronato de la Estación Internacional de Biología Mediterránea, que heredó el Jardín Botánico y todos sus bienes. Un patronato, compuesto de diez miembros, trabaja incesantemente en la continuidad de la obra y con las directrices de su fundador.

El número de especies que alberga el Jardín es considerable, ya en 1950 poseía más de 2500 especies diferentes. Hoy el número de ellas que allí se crían supera las 3.500.

A la entrada encontramos un eucalipto de gigantescas proporciones. Con menos de cuarenta años, alcanzó los cuarenta metros de altura y pasa de cinco de perímetro. Los cálculos sobre su fisiología, que figuran en la guía, son impresionantes: ¡bombea, del suelo a la atmósfera, más de 900 litros diarios de agua!

También junto a la entrada, un buen grupo de Strelitzia reginae, de bello follaje e insuperables flores que recuerdan la cabeza de un pájaro. Esta especie es oriunda de África del Sur; las poblaciones naturales son ornitógalas, esto es, que son los pájaros los encargados de su polinización.

En el resto del parque podemos continuar descubriendo una enorme riqueza arbórea, con una sección de plantas acuáticas en las que hay lotos, rosas de mar, jacintos de agua; también una zona de coníferas variada y extensa.

Nuestro agradecimiento a Francesco Burgos por su ayuda en la redacción de este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido