Saltear al contenido principal

“Debemos trabajar en restaurar los ciclos del agua”. El enfoque de Walter Jehne sobre el cambio climático

portada entrevista walter jehne

Walter Jehne es un microbiólogo de suelos australiano de fama mundial. Cuenta con una vasta experiencia en microbiología de suelos y en ecología de plantas, además de ser científico del clima y fundador de “Healthy Soils Australia”, una organización sin ánimo de lucro que representa una red de granjeros, científicos, ambientalistas y profesionales que quieren innovar en el sector de los espacios verdes.

Jehne fue uno de los primeros investigadores en hongos micorrízicos, glomalina y ecología de raíces, y actualmente enfoca su vocación en la concienciación acerca del cambio climático a trabajadores y legisladores, acentuando especialmente la importancia de la “esponja de carbono del suelo”, y su papel crucial para revertir y mitigar el cambio climático.

Su trabajo muestra cómo podemos enfriar el clima de manera segura reparando nuestros ciclos hidrológicos interrumpidos. Ese proyecto requiere que devolvamos parte del exceso de carbono en la atmósfera al suelo, donde pertenece.

En una entrevista para Investing in regenerative, Walter ha opinado que ya no podemos arreglar el clima con reducciones de emisiones de CO2, ya que la mitad del dióxido de carbono va a los océanos.

“Nos llevará siglos incluso reducir o tener emisiones netas negativas para cambiar el carbono en la atmósfera de una manera significativa que cambie el efecto invernadero. Así que en realidad es la evidencia de que ya no podemos arreglar el clima con reducciones de emisiones de CO2 porque el océano es algo tan enorme “.

Según Jehne, la pieza clave es el ciclo del agua y tenemos que trabajar para restaurarlo. El carbono es un recurso que debemos utilizar para reconstruir el suelo y el agua a fin de enfriar el planeta.

El agua es extraída del suelo por la vegetación y llevada a la atmósfera, tiene que ser transferida de líquido a vapor de agua gaseoso. Por lo tanto, la enorme cantidad de calor que se toma de la superficie por la transpiración de la vegetación y se devuelve a la atmósfera también puede ayudar a enfriar la superficie.

“Hemos recalentado el planeta alrededor de tres vatios por metro cuadrado, un 1% de desequilibrio aproximadamente. La transpiración de la tierra, estos flujos de calor latente de la transpiración y la evaporación absorben naturalmente el 24% del calor que recibimos del sol. Reciben calor de la superficie y lo regresan a la atmósfera. Son 2.085 vatios por metro cuadrado a nivel mundial, o el 24% de la energía térmica. Este proceso en realidad lo está sacando de la superficie. Entonces, teóricamente, si solo aumentamos la vegetación en un 4%, podemos lograr ese efecto de enfriamiento del 1% “.

Existen varios estudios sobre los beneficios de la reforestación y cómo esto puede potencialmente ayudar a mitigar el cambio climático. También existen estudios sobre las relaciones entre la vegetación y la lluvia, y como los árboles pueden ayudar a enfriar el medio ambiente. Jehne no cree que debamos basarnos en estudios para actuar: “Existen estos estudios, la evidencia, la realidad de la naturaleza, pero realmente no tenemos que hacer experimentos. Podemos ir a los bosques de secuoyas en América, que capturan hasta el 80% de la humedad ambiental”.

Para aquellos interesados en sus propuestas, Jehne debate sus ideas en un podcast mediante una entrevista (en inglés) donde explica el impacto de la regeneración del ciclo del agua y del suelo en el enfriamiento del clima y por qué todos deberíamos ponernos a trabajar para crear cursos de aguas más naturales y saludables y suelos orgánicos profundos y bien gestionados.

El conocimiento,
da sus frutos

RECIBE NUESTRA
NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido