Saltear al contenido principal

Causas de la desaparición de los insectos: La importancia de la complejidad ecológica

Los insectos representan alrededor de dos tercios de toda la vida en la tierra, sin embargo, no disfrutan de una alta estima por parte de nuestra sociedad. Sin embargo, su importancia es tal que, si desaparecieran, la vida en la tierra se vería fuertemente puesta en peligro, debido a que constituyen un eslabón esencial en la cadena trófica planetaria.

Esta desaparición masiva de insectos podría estar relacionada con el descenso en el número de otras especies de aves y mamíferos en Europa, al igual que la reducción de la productividad en cosechas que dependen de los polinizadores.

ALGUNAS CAUSAS PARA LA DESAPARICIÓN DE LOS INSECTOS

A pesar de que todavía no estén claros los motivos, el gran consenso científico internacional sitúa los motivos en la modificación y destrucción del mosaico del mosaico de hábitats silvestres mediante el manejo intensivo de los cultivos, junto a la utilización de forma generalizada de productos químicos de síntesis.

Otros factores que tienen que ver con la reducción de los hábitats son la destrucción de bosques, campos de secano y barbecho, de forrajes leguminosos, prados de heno y pastizales tradicionales.

De manera general, la reducción el número de insectos polinizadores parece estar marcada en gran medida por la fragmentación de hábitats provocada por la agricultura y silvicultura intensiva, que han simplificado el complejo mosaico de usos propios de la agricultura y la urbanización tradicional.

Esto, ha reducido en gran medida la disponibilidad y la diversidad de recursos florales que se encuentran en el paisaje, tanto en el espacio como en el tiempo. Al haber reducido la vegetación, la abundancia y la diversidad floral en el paisaje, la naturaleza no puede aportar refugio y alimento a la gran parte de la biodiversidad funcional que dependen de ésta, como los polinizadores.

PASOS PARA MEJORAR LA SITUACIÓN

El principal objetivo que debe conseguir la gestión de los espacios verdes urbanos, es la de lograr ser zonas que desempeñen una verdadera función ecológica y de refugio de biodiversidad. Crear micro-hábitats que estén conectados de alguna forma para crear corredores ecológicos.

¿Cómo hacer esto? Principalmente, se trata de impulsar el fomento a las plantas de flor, la diversidad de suelos, y una mayor presencia de agua y humedales, al ser estos potentes activadores de biodiversidad.

Este sitio web utiliza cookies PHP para mantener la sesión del navegador y cookies de terceros (Google Analytics) para realizar tareas de analítica de visitas. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido