Saltear al contenido principal

Avanzando hacia la Infraestructura Verde Inclusiva en los parques y jardines públicos

Avanzando hacia la Infraestructura Verde Inclusiva en los parques y jardines públicos

Diferentes ciudades españolas incluyen un enfoque de inclusión en el diseño de los espacios verdes para garantizar a todos los ciudadanos su uso y disfrute.

Propuestas como la del Parque de Madrid Nuevo Norte, elaborada por alumnos de la Comunidad de Madrid, dan un paso más en las oportunidades que estos lugares presentan para determinados colectivos como personas con discapacidad o movilidad reducida.

Fomentar la inclusión en los parques y jardines públicos de España es un horizonte que guía a diversas administraciones públicas en sus proyectos de diseño de Infraestructura Verde Inclusiva. Este concepto trasciende de la accesibilidad, que garantiza que los ciudadanos puedan transitar por los espacios verdes, y pretende facilitar una experiencia íntegra a colectivos con discapacidad o dificultades de inserción.

La introducción de elementos multisensoriales en los parques, como mapas en braille, espacios de plantas aromáticas, corredores de movilidad o zonas de ‘splash’, favorece que todos usuarios disfruten de su estancia en el parque, cada uno de manera adaptada a sus capacidades. De esta manera, las personas con discapacidad visual podrán conocer a través del tacto los diferentes itinerarios y el formato del espacio natural en el que se encuentran o poner a prueba sus habilidades olfativas a la hora de adivinar las diferentes especies vegetales presentes en el parque realizando un recorrido por una zona botánica. También contarán con itinerarios adaptados quienes presenten dificultades de movilidad.

Estas acciones en los parques y jardines públicos cumplen expresamente con el marco normativo de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, la Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores de la OMS, y diferentes Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre ellos, los números 1, 3 y 10. Además, las conclusiones del Congreso Internacional de Ciudades Inclusivas de 2019, celebrado en Durban (Sudáfrica), enumeran otros principios para un desarrollo inclusivo del paisaje urbano, donde se encuentran los espacios verdes. Así, destacan la importancia de contar con datos para abordar de forma sistemática las barreras que limitan la inclusión, incorporar normas ISO que determinan las pautas de accesibilidad, desarrollar iniciativas para reducir los estigmas y las actitudes negativas contra las poblaciones vulnerables y promover la participación de estos colectivos en la planificación, el diseño y la ejecución de los planes de transformación urbana.

Una experiencia significativa en el diseño de un parque inclusivo en España es la propuesta del Parque de Madrid Nuevo Norte, en la que participaron un total de 237 alumnos de Educación Secundaria de la Comunidad de Madrid en el contexto del programa de Espacio Público Global de Naciones Unidas. A través de la utilización de tecnologías fáciles, se facilitó la transmisión de demandas a los profesionales del diseño urbano por parte de comunidades con menor visibilidad y atención en la esfera pública. Los escolares abordaron este reto de manera grupal, con una fase inicial de reflexión sobre su entorno y las necesidades, y una fase posterior de rediseño del espacio a través de un popular videojuego de construcciones.

Entre las 46 propuestas presentadas para este espacio del distrito madrileño de Castellana Norte, hay algunas que incluyen espacios para niños y mascotas, zonas de sombra y agua para refrescarse y poder beber, e incluso paneles de energía solar, un recurso que está presente en todos los diseños. También se apuesta por la seguridad, con actividades e iniciativas para que el parque tenga vida las 24 horas del día.

Otra de las iniciativas en materia de espacios inclusivos es el proyecto JolasPlaza, que consistió en el diseño de un parque infantil en Portugalete (Vizcaya) con la participación de la infancia. Muchos de los niños incluyeron, además de sus equipamientos para juegos, otros elementos pensando en las necesidades de sus hermanos más pequeños, padres o abuelos.  Este formato del espacio compartido también está presente en el parque multisensorial anunciado en marzo por el Ayuntamiento de Valladolid, que precisamente se sitúa junto a un centro de autismo y una guardería.

Estos espacios verdes inclusivos fomentan principalmente la interacción de los niños, independientemente de sus capacidades, permiten a los padres disfrutar con sus hijos del juego y el tiempo libre en igualdad de condiciones y, sobre todo, rompen los estereotipos asociados a los colectivos vulnerables para afianzar una sociedad futura más integradora.

El conocimiento,
da sus frutos

RECIBE NUESTRA
NEWSLETTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido