Saltear al contenido principal

5 parques de España reciben el premio Green Flag Award

portada green flag award

El parque del Agua de Zaragoza, el parque del Campus Universidad de Navarra, el parque Universidad de Huesca, y los parques de Quevedo y La Granja en León, han sido reconocidos por el prestigioso reconocimiento Green Flag Award. Además, este año, León ha sido la primera ciudad de España en obtener dos premios Green Flag.

 

Los Green Flag Awards son un galardón de eco internacional que cada año premia la gestión eficiente y sostenible de los espacios verdes urbanos. Varias ciudades de nuestro país han renovado su acreditación internacional, gracias a una gestión impecable que destaca durante una época condicionada principalmente por la pandemia.

El posicionamiento mundial del nombre de estas ciudades genera una repercusión social y turística muy importante, ya que todos estos parques destacan por una gestión eficaz, que tiene consecuencias positivas para la naturaleza y la sociedad.

Cada uno de estos espacios verdes son emblemas de la ciudad en la que se encuentran. El parque del Agua de Zaragoza, ha recibido por quinto año consecutivo este reconocimiento, siendo uno de los principales pulmones de la capital aragonesa, así como un lugar de ocio y salud para los zaragozanos.

Y sin salir de Aragón, el parque Universidad de Huesca ha sido reconocido también, por tercer año consecutivo, con el Green Flag Award. La ciudad altoaragonesa es una de las capitales de provincia de España con mayor superficie verde por habitante y este espacio es un gran corredor verde entorno a la ribera del río Isuela, así como un entorno especial para los oscenses.

No hay que irse muy lejos para encontrar el siguiente espacio galardonado, ya que el parque del Campus Universidad de Navarra recibe un año más el reconocimiento del Green Flag Award, por cuarto año consecutivo. Un reconocimiento al modo en el que los usuarios, la comunidad universitaria y ciudadanos en general, disfrutan y usan responsablemente este espacio, cuidando del entorno y haciéndolo accesible a todos. Un parque que, con 113 hectáreas, es el más grande de Pamplona.

Por otra parte, León destaca este año al ser la primera ciudad española en recibir dos veces el premio Green Flag. El parque de Quevedo recibe este reconocimiento un año más, mientras que el parque de La Granja ha sido galardonado por primera vez. Este parque es de los más grandes de la ciudad, contando con una superficie superior a los 70.000 m2.

 

CRITERIOS GREEN FLAG

Los criterios para obtener el reconocimiento Green Flag Award lo fijan hasta 27 indicadores de calidad, divididas en ocho áreas fundamentales, entre las que se destacan la sensación de cuidado orientado a utilización y disfrute de los usuarios, el estado de limpieza y mantenimiento de las estructuras que formen parte del espacio verde, la buena gestión ambiental con respeto por la flora y la fauna, la participación ciudadana y un plan de gestión activo y con voluntad de mejora permanente.

La evaluación de los espacios verdes la realizan jueces internacionales vinculados profesionalmente a la gestión de espacio verde público, el urbanismo y el paisajismo, formados específicamente para aplicar los criterios Green Flag en la calificación de los espacios que soliciten esta insignia y asesorar a los gestores en las áreas que precisen mejorar.

 

El conocimiento,
da sus frutos

RECIBE NUESTRA
NEWSLETTER

Esta entrada tiene un comentario
  1. El parque Universidad de Huesca está muy bien…. de día. Por la noche la iluminación del parque es bastante molesta y no mejora el parque ya que es una iluminación propia de aparcamientos de centros comerciales o industriales: un alto poste con tres focos en la parte superior.
    Parte de los focos inciden de forma directa en las viviendas de los vecinos, lo que se denomina iluminación intrusa, lo que hace muy molesto estar en la terraza por la noche. Con las nuevas bombillas led, mucho más potentes, las molestias son mayores. Otras farolas iluminan calles que ya están iluminadas con sus propias farolas. Es decir, se hace un mal uso de la iluminación, aunque tiene fácil solución: reorientar los poco estéticos focos.
    Huesca está por encima de la media nacional en cuanto a contaminación lumínica, situación que sin duda ha empeorado con el cambio a led. En este parque y sus alrededores también se hace patente, y esto no tiene mucho de “green”. Todo hace pensar que, entre los criterios de los jueces Green Flag, la contaminación lumínica no se tiene en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido