Saltear al contenido principal

Os presentamos 4 trucos para regar las plantas que os sorprenderán

4 trucos para regar las plantas

No cabe duda de que el riego de las plantas es un ejercicio primordial para el mantenimiento de estas. A lo largo de este artículo, os comentaremos cuatro trucos para regar las plantas, consejos que, seguro que os son de gran ayuda para aplicarlos a diario, o para mantener las plantas bien regadas cuando no estéis en casa.

CONOCED VUESTRAS PLANTAS

Las plantas tienen necesidades diferentes de humedad, dependiendo de la especie, de la época del año y de su fase de desarrollo. Sin embargo, es muy importante no adquirir una semilla o un vegetal sin apenas conocer sus etapas de vida, ya que las condiciones de humedad, de frecuencia de riego y de drenaje, pueden variar mucho entre unas y otras.

 

COMPROBAD EL NIVEL DE HUMEDAD

Antes de regar las plantas debemos saber si estas realmente lo necesitan, ya que, la parte superior del suelo puede parecer seca, y, sin embargo, seguir húmeda debajo.

Pero tened cuidado, ya que un exceso de humedad puede provocar que se pudran las raíces, mientras que una ausencia de esta puede hacer que las raíces no tengan suficiente riego y por tanto que las plantas se sequen. Os recomendamos mantener un mantenimiento equilibrado del riego y la humedad.

REGAR POR LAS MAÑANAS O AL ATARDECER

Según diferentes estudios, se ha comprobado que las raíces del agua son más receptivas por la mañana y al atardecer. Por ello, os recomendamos el riego a esas horas del día, evitando el sol del mediodía.

Lo que es muy poco recomendable, es el riego durante la noche, ya que cuando se deja reposar el agua en las hojas, la planta tiene más probabilidades de contraer algunas enfermedades como el moho.

PROCURAD NO DEJAR QUE LA TIERRA SE SEQUE POR COMPLETO

La mayoría de las mezclas de tierra para macetas se hacen resistentes y no absorben el agua de manera eficiente, otro de los trucos para regar las plantas,  consiste en que comprobar si vuestra maceta o jardinera es muy grande, realizarle unos agujeros en la tierra y después, regad asegurándoos que el agua penetra entre la tierra y no sólo fluye por los lados de esta.

Este sitio web utiliza cookies PHP para mantener la sesión del navegador y cookies de terceros (Google Analytics) para realizar tareas de analítica de visitas. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba
×Close search
Buscar
X
Ir al contenido